dibujo infantil

Psicólogos infantiles y la interpretación de los dibujos en edad escolar

La profesión de la psicología es muy amplia. Abarca muchísimos ámbitos, des de los casos completamente complejos hasta los más rutinarios, pasando por procesos judiciales, péritos, trastornos de todo tipo, etc. La psicología es, además, una profesión que parece que no pasa de moda: como muchas tantas otras se ha ido transformando… pero la necesidad sigue estando allí.

Hay también, y vale la pena recordarlo, todo un porcentaje de profesionales que trabajan en entornos pediatras. Los psicologos infantiles se ocupan de intentar descubrir que pasa por la cabeza de los más pequeños e intentar ayudarles para que crezcan en un entorno seguro y confortable. Una de las técnicas más usadas por ejemplo es la interpretación de los dibujos que hacen.

¿En qué fijarnos cuando miramos un dibujo infantil?

Tal y como dicen en el portal Psicoglobalia, hay una serie de factores que son más determinantes que otros. Por ejemplo:

  • La dirección que toma el dibujo es importante: normalmente se dice que si tira hacia la izquierda se puede interpretar como señal de aislamiento, mientras que si el dibujo tiende a la derecha es más comunicativo.
  • También importa en qué lugar está el dibujo: no es lo mismo ponerlo centrado que en un rincón. Esto lo hacen mucho los japoneses por ejemplo.
  • Podemos fijarnos también en la precisión de la trazada, ya que fijándonos podremos averiguar si se trata más bien de un niño o niña tímido o bien seguro de sí mismo. También la forma que coge el trazo, si son muchas curvas o bien es un trazo más bien recto.

Hay muchas más cosas en las que fijarnos, claro está. Estas solo han sido a modo de ejemplo. Tendremos que estar muy alerta con el contenido… por ejemplo: si dibuja una familia, ¿a quién pone? ¿Salen todos sus familiares, falta alguno…? ¿Hay algún personaje que sea más grande que lo normal? En este último caso, podríamos saber hasta qué punto resulta importante esa persona para la vida del niño o niña. O los colores, por ejemplo, si son oscuros, alegres, cálidos, etc.

Evidentemente nada de esto es determinante y ninguno de ellos puede ser usado como prueba para demostrar que a un niño le pasa algo. Los dibujos son solamente herramienta de apoyo, conformación o señal de alerta, y a partir de este primer punto podemos ir tirando del hilo hasta ver a donde llegamos. Quizá estemos delante de algún caso grave que debamos tratar cuanto antes mejor, o quizá simplemente estemos delante de un niño con excesiva imaginación o demasiadas horas delante del televisor.

La psicología infantil es complicada y requiere tener mucho conocimiento y mucha paciencia. Siempre que veamos algo fuera de lo normal es mejor que hagamos todo lo posible para descubrir si está o no pasando algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *